Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
ESTAMOS SOLOS - por Bobby Stone
18.Mar.2009
Back to previous page

Racing Club 1 Godoy Cruz de Mendoza 0





Cuanta alegría contenida. Cuantos sinsabores en estos últimos partidos, donde por primera vez en este campeonato, mojamos los labios para probar el sabor de la victoria.





La bronca de antaño hizo mella en mis sentimientos, pero la euforia del domingo mágicamente cicatrizó esa herida. Es incontrolable, es desbordante, es… es… es un estado de ánimo entre semejante al adolescente que está a la espera de dar el primer beso y el niño jugando con el juguete que le trajeron los Reyes Magos.





Parece infantil la descripción. Si amigo lector, tiene usted razón. Pero no me quite esa alegría, que es la misma que tiene usted y es tan infantil como la mía. Necesitamos mucho de este cambio de oxigeno. Esta necesidad de ilusionarnos, aunque más nos una semana creyendo que estamos iniciando una etapa nueva.





Estamos gestando una nueva esperanza.





El partido, fue de discreto a regular. No se jugó bien. Se ganó. Pero no se jugó bien. No podemos dejar que toda esta alegría empañe el cristal de la realidad, porque sino se diría, como dicen en mi barrio, “estamos en el horno”.





Fue un partido jugado con mucha presión, habían ganado Gimnasia de Jujuy (a Ind%&/( 4 a 1); Rosario Central (a Arsenal 5 a 0) y San Martín de Tucumán (a Estudiantes 1 a 0). A ello se le sumaba que jugábamos en el Cilindro y la gente con sus cánticos aumentaba más el nerviosismo. Ese que se vio en las jugadas, donde en vez de jugar pareciera que a la pelota se la querían sacar de encima, como si “quemara”.





Racing muy a los “ponchazos”, pura garra (en el barrio “puro huevo”), llegaba muy desordenado y atropellando. No salía una jugada hilvanada. Era el clásico desborde lateral y “centro a la olla”para ver si alguno “mojaba”.





El Tomba por su parte, esperaba y con el contragolpe arrimaba el bochín, ya que en cada avance la defensa hacía “agua” y en más de una oportunidad Migliore tuvo que parar o sacar alguna pelota comprometida. Nos tuvieron como 10 minutos “cascoteando” el rancho.





Ambos demostraban que estaban muy limitados en el juego y mucho más para definir en las áreas. Sobre el particular y único ataque concreto que realizó Racing en el primer tiempo, fue una tapada del arquero Ibáñez, ante la presencia de Sosa que tras dos intentos consecutivos no lo pudo doblegar.





En la segunda etapa y con la superioridad numérica, ante la expulsión que sufriera el jugador Encina del equipo mendocino a los 36 minutos del primer tiempo, no podía quebrar la férrea defensa impuesta por Godoy Cruz.





El pelotazo constante fue la herramienta que se utilizó en demasía por parte de los jugadores académicos, el consabido centro fue la única variable. No se le caía al conjunto albiceleste una idea de cómo llegar al arco sin esa constante. Y así, fiel a ese principio llegó el minuto 30 donde el ingresado Pablo Caballero, rescató uno de los tantos centros y al mejor estilo “Machado Da Silva”, se elevó, giró en el aire la cabeza casi 180 grados de derecha a izquierda y la clavó, con mucha fuerza, en el ángulo izquierdo de un arquero que se vio superado y sorprendido al mismo tiempo.





Un verdadero golazo. Era necesario semejante gol para desatar la locura en el cilindro. Ya no había más excusas, no había más comentarios, ya nadie se fijaba si no daban tres pases seguidos.





Era todo torbellino, todo risa, todo llanto.





Así quebramos el maleficio de tantos partidos sin ganar, de tantos partidos sin sumar de a tres. De tantos partidos terminados con el nudo en la garganta y la frustración ele rostro.





Seguimos en la zona de promoción. Seguimos jugado en cada partido una final. Seguimos alimentando una esperanza que de vez en cuando enciende a lo lejos una luz tenue, pero luz al fin.





Ahora bien, y con esto no quiero ponerme en la paranoia de la persecución; pero a parte de todo lo que me hace sentir mal este presente de Racing, no puedo callarme en ver que, auque se me tilde de perseguido, en todo el entorno que mueve a Racing hay una circunstancia que quiere aniquilar al club, desde lo institucional a lo deportivo.





Doy razón de mis dichos en basarme en varios acontecimientos, todos aislados y al mismo tiempo entrelazados subjetivamente.





Comienzo con los partidos donde juegan los “futuros rivales en la lucha por la zona de promoción”. Ver ambos enfrentamientos de los “amargos” y los del” viaducto”, donde perdieron por goleada, da la pauta de lo que digo. Una cosa es pasar al rival por encima con un juego avasallador y otra cosa es ver al equipo perdedor, no levantar las piernas del campo de juego, caminar la cancha y dejar hacer al otro lo que quiera.





Esa fue mi visión de ambos partidos.





Otra circunstancia es el periodismo, que seguramente se alimenta con ver a Racing defenestrado, ya que las cosas buenas nunca las analizan y mucho menos las comentan como primicia, por ejemplo el haber ganado su partido con Godoy Cruz.





Se la pasaron todo un día, hablo desde la última hora del día sábado, haciendo alusión a que en el caso de perder, Racing, pasaba a la zona de descenso directo.


Esta información la escuché toda la noche del sábado y toda la jornada del domingo, incluso durante el partido cuando estaba jugando Racing. Una vez finalizado dicho encuentro, el tema Racing desapareció de los papeles de información periodística.





También existen los que se dicen “racinguistas” e institucionalmente, están exigiendo a la nueva Comisión Directiva, actitudes, cambio de resoluciones y ejecuciones, sobre temas que todavía resultan incipientes para los que le fueron confiados el voto. Esto también es motivo de crear un ambiente “áspero” al momento de resolver conflictos y tomar decisiones.





Están jugando con jaquear a lo institucional, y ello es peligroso. Tardamos diez años en recuperar el club para que ciertos “golpistas” estén dando vueltas sobre las bases democráticas de Racing Asociación Civil.





No recuerdo para nada, que estos mismos pusilánimes alzaran, aunque mas no sea, la voz ante diez años de sumisión, ultraje y despojo.





Insisto, Racing no está jugando bien, ganó los tres puntos y estamos todos contentos pero hay que trabajar a este equipo mucho más. Pero este plus que hago mención sobre la “persecución hacia Racing”, hoy quizás parezca un acto paranoico exclusivo de quien escribe.





No perdamos la memoria. El tiempo me dará la razón.





Lo único que tengo claro, en la actualidad, es que con mucho trabajo el cuerpo técnico puede lograr que este equipo salga adelante.


Creo en la actual Comisión Directiva y pese a que el camino es empinado y duro, junto con la gente que trabaja “para Racing” y no “de Racing”, saldrá adelante y con éxito.





Por último la gente… la gente de Racing, el hincha, el socio, el loco enamorado, ustedes, yo, es el mejor y más valioso capital que pueda tener la institución, no tengamos que decir que lo que creíamos que era “persecución alucinada”, es el presente del “aquí y ahora”, donde ESTAMOS SOLOS.





Hasta la próxima


BobbyStone


Roberto Aníbal Roca