Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
La noche de la reconciliación y el desahogo de Racing - De La Nación
07.Dic.2011
Volver Atrás

Noche de reencuentro. Partido para descomprimir el clima de tensión, para recalcular el objetivo, después de la frustrante experiencia de quedar muy relegado en la pelea por el título, ese que ya celebró Boca. Pero los triunfos terminan escondiendo las diferencias internas, permiten recuperar la tranquilidad, aunque el problema de fondo seguirá existiendo. Ese fue el escenario, el decorado en el que se movió Racing, que salió airoso de esa experiencia y enseñó algunas imágenes positivas. Con autoridad, superó 1 a 0 a Atlético de Rafaela y sostiene la esperanza de arrebatarle a Godoy Cruz la última plaza para disputar la próxima Copa Libertadores. La clasificación para la Copa Sudamericana ya es una realidad.


Y otra vez Teo Gutiérrez, el colombiano que desencadenó la polémica, tras la expulsión en el clásico con Boca, encontró el espacio para ser el eje del encuentro. Autor del gol, festejó con el puño en dirección al técnico Simeone, con el que mantuvo una relación de tirantez en los últimos tiempos. También celebró efusivamente la conquista con su compatriota Gio Moreno, que dejó entrever ciertas diferencias de criterios con el goleador, aunque el abrazo invita a imaginar que entre ellos no quedaron resquemores.


Ovacionado cuando juega o cuando está en la platea, como frente a Belgrano, Teo tenía una cuenta pendiente, ya que no convertía desde el partido con Newell's, por la 8va fecha. Con escasas posibilidades de continuar en la Academia, volver al gol era una excelente manera de despedirse en el Cilindro de los hinchas, que tanta pleitesía le rindieron. También, una carta de presentación para los emisarios de un club francés -aparentemente el Burdeos-, que fijaron los ojos en el delantero para el mercado de invierno.


El clamor por Teo contrastó con la frialdad con la que la gente recibió y despidió a Simeone, el técnico que fue puesto en jaque por el presidente Molina, aunque esas palabras sólo sirvieron para que el entrenador sacara fuerzas y, desde entonces, el equipo hilvanara dos victorias consecutivas. Lejos de revanchismos, el Cholo, con el éxito casi asegurado, arengó a los hinchas a que alentaran y cantaran por el equipo. Para él, esa victoria también tiene condimentos particulares, porque quedó a una unidad de la mejor campaña de los últimos años que compuso Racing, esa que la Academia cumplió bajo las órdenes de Guillermo Rivarola. Además, no quedó envuelto en otra tormenta, después de las declaraciones del presidente de Estudiantes, que manifestó que el Cholo será el futuro DT de los platenses.


Como a lo largo del campeonato, la seguridad de Saja para controlar los pocos ataques punzantes de Atlético de Rafaela, un equipo prolijo con la pelota pero sin fuego en el área rival, el temple de Pelletieri, la aparición del chileno Espinoza y el tándem que componen los colombianos Gio y Teo, fueron los argumentos para transformar la realidad y convertir al Cilindro en una fiesta.