Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
COINCIDENCIAS Y PARALELOS DE UN MISMO SUEÑO - por Bobby Stone
05.Dic.2014
Volver Atrás

Tras una semana de espera, angustia y nerviosismo, llegamos al domingo tan preciado. Se presenta Racing Club en Arroyito,

Rosario Central 0 – Racing Club 3

Un partido donde se jugaban muchas cosas, en especial la permanencia en el primer puesto.

Primer tiempo, donde la pasamos “bravas”, ante unos chiquilines que se la corrían todo, y trajo en varios pasajes cierto temor sobre si convertían o no.

Las dudas fueron disipadas por el gran arquero de Racing, Sebastián Saja, quien como en anteriores ocasiones, fue el que paró todas las pelotas que fueron a su arco. No obstante ello, el que abrió el marcador fue Racing.

En el segundo tiempo, las cosas tomaron los carriles esperados, es decir, que hubo un solo equipo en el campo de juego y ese fue el “académico”, con sendos goles de su “gladiador de punta” Diego Milito, quien marcó la diferencia justa para terminar con el encuentro.

No se pudo campeonar en esa fecha, porque “la gallina” también ganó, previo sofocón que les dio “el Taladro” en el propio gallinero.

Ahora, dos semanas más de espera para ver que puede suceder en este convulsionado campeonato.

Todo lo hasta aquí narrado es lo que vivimos los racinguistas. Pero hete aquí, que en mi persona, y de seguro en los demás académicos sentirán algo similar, hay una sensación de querer gritar lo que por cábala, no hacemos.

Tan es el estado de ánimo que estamos viviendo, que en mi caso, cuando salgo por las noches a pasear a mi perra boxer “Ninna”, viene a mi memoria, hechos y circunstancias que me ligan a tiempos pasados, donde me hacen soñar sobre una inmensa alegría próxima a estallar.

Siempre, tanto en la escritura como en los hechos propios de la vida, me imagino o vienen a mi memoria hechos paralelos entre el pasado y el presente. Hoy quiero compartirles esos hechos que como dijera anteriormente, me hacen soñar un final feliz.

Las coincidencias pueden comenzar con las ilusiones que nos hicimos cuando vino “el príncipe” Diego Milito a Racing. Una estrella que brilló en Europa siendo goleador en equipos italianos. Los que tenemos cierta edad, recordamos que en el año 1966, arribó de Europa, con la misma cantidad de años (35) “el bocha” Humberto Maschio, quien quería terminar su carrera, para salir campeón con Racing (igual sentimiento que Milito). Con un equipo armado como se pudo (no olvidemos que Pizzuti hizo una ensalada de rejuntados) y su experiencia junto con su categoría, fue la que le dio esa pincelada de calidad al “equipo de José”. Hoy día, con el hombre de los mil gritos de gol, tenemos los aficionados racinguistas las mismas ilusiones.

Otra coincidencia paralela está en los directores técnicos de aquel Racing 2001 con “Mostaza” Merlo y el actual técnico de Racing Club, Diego Cocca. Ambos provienen de un pasado riverplatense.

En el partido contra Rosario Central, cuando Gastón Díaz, convierte el primer gol de Racing Club y sale gritando su gol, con el vendaje sobre su cabeza, me vino a la memoria la figura de Gabriel Loeschbor, cuando en el 2001, le ganamos a los cuervos por 4 a 0. Loeschbor provenía de un pasado “canalla”. Si a esa coincidencia le sumamos la unificación de los colores de los vendajes (Díaz, celeste y Loeschbord, blanco), nos deja un resultado imaginario altamente favorable y para tener en cuenta.

Las noches siguientes, fueron sumándose recuerdos y coincidencias que me hacían reír a la par que caminaba y de seguro más una persona, que me cruzara en el camino, habrá pensado que estaba alucinando.

Estaban allí esas historias dando vueltas en mi cabeza la de compartir entre el pasado y el presente coincidencias, como la de tener en el 2001 y ahora en el 2014, arqueros que se destacaron en su pasado en San Lorenzo, como lo fueron Gustavo Campagnuolo y hoy Sebastián Saja.

Con respecto a la prensa deportiva, en ambos campeonatos ya mencionados, tuvieron cierta animosidad por ver campeón a un equipo de las franjas celestes y blancas. La sentencia era: o hablar mal, o directamente no hablar nada. La excepción fue en 1966, donde realmente todo un país se reverenció ante los laureles que supimos conseguir.

Llevando este idilio de encontrar coincidencias, no puedo dejar de lado la vestimenta. La marca “Topper” puso a la camiseta del 2001 en su máximo peldaño del campeonato, ahora en este año, saliendo de la firma “Olympicus”, con la que no se ganó nada, “Topper” vuelve a vestir a estos 11 gladiadores.

Amigo lector, usted dirá que “me piré” con toda este bagaje de hechos y coincidencias o que estoy realmente agrandando la historia, para llegar a un final feliz. Quizás sea así. Quizás lo único que estoy haciendo es alimentar una esperanza que el día 14 de diciembre se convierta en realidad. Pero es lo único que me permite mantener cierta armonía en mi cotidiana vida, que pasó a estar en un segundo plano, ya que el primero lo ocupa todo aquello que tenga color celeste y blanco.

Hoy día, ante el computador para alivianar la presión que estoy viviendo, salgo al encuentro con estas vivencias y compartirlas con ustedes me permite saltar la circunstancia de la desesperación, angustia e incertidumbre.

Para cerrar esta nota, que parece ser sacada de un cuento de ciencia ficción y para darle el broche definitivo a los hechos narrados en relación a las coincidencias y paralelo en el tiempo, cabe mencionar, que tanto en el equipo del 2001, como en el actual, se cuenta con la presencia del goleador Diego Milito.

No sé cómo viviré estas dos semanas. No sé qué se desatará en el mundo Racing en este lapso de tiempo mencionado. Sólo sé que tengo un sueño, parafraseando a Martin Luther King y que recién he de despertar el domingo 14 de diciembre.

No quiero hablar más del tema, sólo llegar a ustedes con estas vivencias de COINCIDENCIAS Y PARALELOS DE UN MISMO SUEÑO.


Hasta la próxima
BobbyStone
Roberto Aníbal Roca