Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
TE VOLVES A ENAMORAR - por Bobby Stone
18.Ago.2015
Volver Atrás

El receso de la Copa América, trajo un “parate” en el Campeonato Nacional y por ende se abrió el Libro de Pases con grandes novedades en los equipos.

En el caso que nos ocupa, exactamente Racing Club, en el tema pases e incorporaciones podemos decir que se fueron de la institución a préstamo los jugadores Facundo Castro y Facundo Castrillón. El primero a Unión de Santa Fe y el segundo a Banfield.

Por su parte, ingresan a la institución Mariano Pavone, proveniente de Vélez Sarsfield y Ricardo Noir de Banfield.

Pero no termina todo allí. Era necesario mover al equipo, hacer varios encuentros amistosos para dejar bien aceitados a los jugadores, para no perder el ritmo que traían con una sola derrota en el campeonato ante Rosario Central por 1 a 0.

AMISTOSOS
Racing Club 2 - Lanús 1
Racing Club 1 – Olimpo de Bahía Blanca 1
Racing Club 2 – Banfield 1

CAMPEONATO “JULIO HUMBERTO GRONDONA” (Partido 16)

Newell´s Old Boys 3 - Racing Club 0

CAMPEONATO “JULIO HUMBERTO GRONDONA” (Partido 17)

Racing Club 2 – Sarmiento de Junín 1

CAMPEONATO “JULIO HUMBERTO GRONDONA” (Partido 18)

Quilmes 2 - Racing Club 1

CAMPEONATO “JULIO HUMBERTO GRONDONA” (Partido 19)

Racing Club 0 – Belgrano de Córdoba 0


COPA ARGENTINA ( 16 avos)
Racing Club 2 – Tigre 1
CAMPEONATO “JULIO HUMBERTO GRONDONA” (Partido 20)

Unión de Santa Fe 1 - Racing club 2


Está muy claro, conforme los partidos jugados y sus resultados, que el hecho más contundente fue el partido perdido ante “la lepra”; pero eso es materia de análisis en otro punto.

Siendo prolijo en el desarrollo de los encuentros hay una marcada tendencia a ir perdiendo “el ritmo” con que se jugó la primera etapa de éste campeonato. Los partidos que fueron “amistosos” marcaron como un quiebre en el equipo. Netamente el problema estaba en el medio campo. No había comunión entre la defensa y el ataque.

El partido contra la lepra, fue decisivo para afianzar lo dicho más arriba, ya que no sólo se perdía sistemáticamente la pelota en el medio campo, sino que con tal actitud, la defensa hacía agua por donde se la atacara.

El resultado es categórico en cuanto a lo que estoy diciendo sucedió.

Los partidos posteriores, tuvieron igual suerte, en algunos volvimos a padecer lo que antaño tuvimos como costumbre, hacer un muy buen primer tiempo y después caer en un pozo en el cual no supimos mantener un resultado y mucho peor cuando se terminaba perdiendo el encuentro.

Llegado el momento de analizar el ¿el porqué de tales actuaciones, si el equipo es el mismo que se venía comiendo a sus contrincantes en la primera faz del campeonato? Llego a la convicción de que justamente, ese “parate” que hice mención precedentemente, fue lo que los desmotivó, los desconcentró y volvió a ser el equipo timorato que tuvimos en tiempos pasados.

Se tiene que recuperar la memoria de cómo llegamos a campeonar y cómo jugamos la primera etapa de éste campeonato, descontando el gran tropiezo que fue Rosario Central cuando se jugó el primer partido.

Este es mi humilde entender, al tratar de comprender a éste presente. Los que tenemos ya años, sabemos esperar y creo que a Racing siempre lo motivó el torbellino de la continuidad. No olvidemos aquel equipo del 2001, que con hambre de triunfo se devoraba en los segundos tiempos a sus contrincantes.

El planteo de Cocca, deberá ser más “clásico”, si el 4-4-2 le funcionó y de maravillas, que lo mantenga y no haga inventos que después desequilibra todo un sistema de juego. Justamente eso, haber logrado un sistema de juego fue lo que siempre le distinguimos a nuestro entrenador.

Las claves del triunfo fueron “sistema de juego”, “personalidad en el juego”, “porque se juega” y “a que se juega”. Hoy creo que ese conjunto de circunstancia está fallando. Hay que volver sobre nuestros pasos para encontrar esa forma de ser. No dudo que con los partidos a seguir se encontrará.

Pero Racing es así. Lo amás en lo bueno y en lo malo o lo dejás. No por ello pasó 35 años sin salir campeón con tres generaciones que nunca lo vieron dar la vuelta olímpica y sin embargo llenó todas las canchas que pisaba.

Hoy hay que saber esperar. A veces este amor por Racing me trae recuerdos de mi adolescencia (ya pasaron muchos años de aquella, pero me siguen emocionando hasta las lágrimas, cuando las traigo a mi memoria).

Racing es lo más parecido a esa piba de barrio que te mira, te mira diciendo “si” y cuando te acercas de tice “no”.

Te emociona, te transforma, te da la sensación de alegría y tristeza al mismo tiempo. De algarabía, pasión y desenfreno.

Te deja una semana con un sabor amargo que te malhumora en el trabajo y en tu vida social.

Te tiene el fin de semana expectante a la espera de volverlo a ver. Volver a cantarle, gritar sus goles y esa felicidad plena que te mantiene hasta el otro fin de semana, donde lo malo lo ves bueno, lo feo lindo y te olvidas de todo.

¿No te digo que es lo más parecido a una “mina”?. Verlo es sentir esas mariposas en el estómago. Sentir que la sangre corre más de prisa y que el corazón te galopa en el pecho.

Volver a ver esos colores celeste y blanco, semana a semana; día a día ante una fotografía, es estar en un estado de gracia. Un estado en que al igual que a una mujer, cada vez que lo ves, TE VOLVES A ENAMORAR.

Hasta la próxima
BobbyStone
Roberto Aníbal Roca