Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
Certificado de defuncion del futbol - por Bobby Stone
05.Nov.2015
Volver Atrás


Escribo en ésta página de la Filial de Racing Club en España desde el año 2006. Los que me siguen en la lectura como aquellos que quieran saber de lo escrito, sólo con ir a dicha página (www.racingfilialespanya.com – Sección Noticias), sabrán que siempre traté de ser lo más ecuánime posible en cuanto a los acontecimientos que involucraban a nuestro querido Racing Club.

Las veces que lo he visto jugar mal lo he mencionado, como así también me he sobresaltado de alegría cuando realizó partidos fuera de serie. Pero como dato ilustrativo, también comenté que no todo pasaba por el fútbol, sino que había factores como la “suerte” que te podían dar de ganar o simplemente dar la espalda, perdiendo partidos altamente ganables. Sólo con recordar aquellos que se perdían en el minuto final o en tiempo suplementario, sirven como muestra de lo que estoy diciendo.

También había otros factores, que resulta el meollo de a donde quiero llegar en esta nota. El peso que se tenía en la AFA por parte de la Institución. Como resultado colateral de dicha circunstancia estaban los temas de los colores de la camiseta que había que cambiar porque no favorecían ni a la televisión o al auspiciante de turno, cuyas letras eran más grandes que los números en las espaldas o el escudo en el frente de la misma.

Se sumaba al efecto colateral, dando un pantallazo general; las dirigencias de los clubes, los jugadores, los representantes, los directores técnicos, los árbitros y las barras bravas.

Todos armaron un sistema que asfixió al fútbol y con ello provocó su muerte. Pero nadie se hizo cargo. Todos hablaron en nombre de él, pero nadie se identificó con el homicida. Su cuerpo óbito sólo fue recogido por los únicos que pese a su fallecimiento siguieron dando el aliento desde las tribunas para reavivarlo como si fueran los “paramédicos del destino”.

Desde la AFA pasando por todas las circunstancias ya mencionadas, fueron bebiendo de su sangre y al mismo tiempo saciando intereses personales. Intereses, que eran disimulados con el calificativo de “incompetencia”; “error humano” y nunca mencionaron el calificativo verdadero que les cabía “la mala fe” o “ambición por el vil dinero”.

Desde esta misma página critiqué a la Institución (pasando por las presidencias de turno correspondientes antes de 2006 o después de esa fecha) por todos sus malos manejos, desde llevarnos a una quiebra incomprensible; humillarnos con un paso por la categoría “B” para salvar a otro equipo con más peso político; como “bombearnos” campeonatos enteros por un “Padrino” que manejaba los hilos de sus marionetas a su antojo.

Demás estar decir, que cierto periodismo deportivo identificado con los colores de quien fuere, nunca salió a levantar ni una sola bandera de la “verdad”, por el contrario, siempre justificó las irregularidades con el salvaguarda de “error humano” por parte de los árbitros de turno.

Eso se fue denunciando en cada nota que escribía por el suscrito. Pareciera que más que notas eran una “lagrima” ante la impotencia de ver que la justicia en el futbol era manipulada en forma sistemática.

Pero no olvidemos que ese juego sucio en el futbol también tuvo su favoritismo en Racing Club. No olvidemos que aquella mujer que había vaticinado legalmente la muerte civil de Racing Club era una realidad jurídica legal. Incluso los mismos hinchas pedíamos a gritos que empecemos de cero la historia. Que comencemos desde la categoría más baja pero que no desaparezca.

Éramos tan inocentes y crédulos, que firmábamos nuestra propia sentencia condenatoria con tal de no desaparecer, aceptando ese mismo juego sucio que hoy crítico.

No crea amigo lector que Racing Club fue salvado por su historial. Todo lo contrario, fue aniquilado jurídicamente y se le otorgó una figura jurídica como el “gerenciamiento”, no para salvarlo, sino para que otras sanguijuelas disfrazadas con el nombre de nuestros colores “Celeste y Blanco” tuvieran la sartén por el mango y en una mesa no tan santa firmaran compromisos ante la AFA que nos costaría horrores poder defender más adelante.

Ya nos olvidamos de todo lo que tuvo que pagar Racing. Hasta se hizo cargo de los empleados de “Blanquiceleste S. A” que eran anotados como empleado de Racing Asociación Civil. El Órgano Fiduciario lo aceptaba y el Juez Gorostegui lo convalidaba.

La memoria de los argentinos siempre fue débil para todos los hechos históricos. Racing Club no es la excepción.

Fue la gente, el hincha de la tribuna, la que reconquistó el club tras largas marchas que pocos recordarán. Un hermoso recuerdo de ello fue la vez que en el predio “Tita Matiussi” se repartieron las camisetas con las leyendas en el frente “Racing es de su gente” y en la espalda “Nunca Más Gerenciamiento”.

Todo este caudal de recuerdos los acompaño para que tengamos memoria de que también lo “sucio” nos favoreció. No creamos que AFA aceptó al gerenciamiento porque eran buenos, sino porque si no estando Racing Club grandes valores económicos se perderían de ganarse (último en la tabla y seguía llenando estadios).

Así las cosas y volviendo a lo futbolístico, fuimos despojados muchas veces de partidos ya sea por malos arbitrajes como por factores extra futbolísticos, como cuando jugando de visitante con nuestros vecinos, en momentos que los estábamos bailando cortaron la luz y nos cortaron la inspiración para jugarse otro día. O cuando el señor Dizeo decidió ir a la cancha para ver un Boca-Racing cuando a él se le tenía prohibido legalmente presentarse en la cancha de Boca y se decidió suspender el partido y pasarlo para otra fecha. Estos son algunos de los ejemplos donde se demostraba que ciertos clubes (llámese Boca Jr. – River Plate – Independiente y últimamente San Lorenzo) tenían un “poder” o plus extra respecto de los demás (o sea más débiles, política y económicamente hablando).

Si a todos estos hechos del pasado le sumamos a lo ocurrido en el día de ayer (4 de noviembre 2015) en la Ciudad de Córdoba, donde se jugó la final de la Copa Argentina 2015, entre Boca Jrs. y Rosario Central, cuyo resultando el equipo rosarino fue despojado alevosamente del partido con un gol a su favor anulado y un penal en contra cobrado a un metro y medio fuera del área y un gol a favor de Boca, en posición adelantada, puedo ciertamente decir que “apareció el cadáver del fútbol”. Se le cayó la careta al club Boca Jrs. y por ende a los otros equipos poderosos, nombrados más arriba, que conformaron la asociación para producir el asesinato denunciado.

Por supuesto que todo esto se desmentirá, de hecho todos los titulares de los diarios de hoy 5 de noviembre 2015, en su primera plana hablan del “doblete” de Boca (insisto que el campeonato Julio Grondona lo ganó con toda justicia) y nada dicen de la realidad de la escena del crimen.

Algunos periodistas para exculpar tal atrocidad llevada a cabo en el Estadio Alberto Kempes, han manifestado que tanto el gol anulado a los “come gatos”, como el gol aprobado a los “bosteros”, corrieron por un hilo muy fino de determinar sus legitimidades para el árbitro y sus ayudantes, por lo rápido que se dieron las jugadas y para resolverlo en el momento. Nada dijeron del penal.

Con el partido de fútbol que toda la República Argentina vio en el día de ayer, puedo aseverar que apareció el cadáver que hace tantos años no se encontraba, se le cayó la careta al autor del hecho y sus cómplices, pese a que nadie lo quiere y con ello, para muchos, entre los que me incluyo, se firmó el CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN DEL FÚTBOL.

Hasta la próxima
BobbyStone
Roberto Aníbal Roca