Inicio
La Filial
Noticias
La Fiesta
Calendario
Libro de Visitas
Fotos
Contacto
Alta en la Filial
 
 
Racing desespera - de La Nacion
25.Feb.2008
Volver Atrás

Empató con Gimnasia de Jujuy 0 a 0 y se fue silbado de Avellaneda; el equipo funciona mal y ve cada vez con mayor peligro la chance de jugar por la Promoción; no encuentra respuestas futbolísticas y todas sus apuestas se limitan a tirarle centros a Sava...


Si hay que elegir una postal para describir el presente de Racing no entran en primer término los goles perdidos por Sava, los insultos de los hinchas o las atajadas de Nereo Fernández. La descripción exacta la marcó la discusión que tuvo José Chatruc en una platea con las gargantas rojas de bronca a siete minutos del final del encuentro. Para hacer una figura: ni los campeones que no juegan se salvan en la Academia. Sea por defender a un compañero, por la agresión desmedida de los simpatizantes luego de otro gol desperdiciado... Racing desespera por donde se lo mire.


Desde lo institucional, con un gerenciador como Fernando De Tomaso que todos los días debe afrontar un conflicto distinto, sea por una deuda impaga o por la amenaza de huelga de los empleados de club, que cerraron las puertas más de una vez. Ahora, la frase de De Tomaso la semana última en LA NACION: "No existe la posibilidad de que Racing descienda" , habla de un desconocimiento importante de la situación en la que se encuentra el equipo hoy. Racing desespera porque vende jugadores, se desprende de porcentajes de pases y se queda sin futbolistas y sin patrimonio para ilusionarse con el futuro. Aunque hoy, más que preocuparse por el futuro, está con dolores de cabeza porque no sabe cómo rendirle cuentas al presente.


Vale una aclaración: por lo menos en lo que va de este torneo Clausura, no es la gente la que acelera a los jugadores. No es el hincha el que presiona exageradamente. Es el equipo, que la única imagen que da como tal es la de "Deportivo Centros" , como demostró ante Olimpo, Banfield y Gimnasia de Jujuy.


Racing desespera desde lo futbolístico porque no se le cae una idea . Los jugadores, muchos de ellos, se sacan la pelota de encima con envíos para el área y ni siquiera miran hacia adónde van o si hay alguien esperando en una posición determinada. Tiene un plantel acorde con el objetivo de salvarse del descenso y ni siquiera logra imponerse frente a un rival como Gimnasia y Esgrima de Jujuy que presenta una formación con menos recursos todavía. Es cierto que el encuentro de ayer en Avellaneda pudo haber concluido 1 a 1, pero el cero del final califica a ambos y fue un reflejo de sus propias realidades. Ayer era un partido para transmitir una actitud más ganadora, sobre todo ante un rival directo por evitar la promoción y teniendo en cuenta las derrotas del día anterior de Colón y Newell s.


Racing desespera desde el juego porque salvo Maximiliano Moralez nadie es capaz de armar una jugada de peligro o gambetear a un rival. O porque cuando el N° 10 hace una pausa para buscar a un compañero el más cercano está a quince metros. Así no puede nacer ninguna sociedad. Ayer, se vio un encuentro muy parecido al empate con Olimpo (1-1), por la primera fecha. No hay un ordenamiento en el campo de juego y los futbolistas corren detrás de la pelota cuando no la tienen. No se realiza una ocupación de espacios, es ir a presionar al rival para ver qué pasa y ni siquiera en forma escalonada... Racing es el único equipo que juega con doble cinco donde sus intérpretes (Yacob y Bastía) casi no se pasan la pelota. Sava baja las pelotas en el área aunque tampoco encuentra a nadie cerca.


Racing desespera porque Miguel Angel Micó no ofrece respuestas desde el banco. Prueba con un sistema táctico en la semana y luego elige otro el día del partido. Es cierto que por las características de los jugadores, Racing puede jugar con un 3-4-1-2, más si tiene a Bonet y Fileppi que pueden cumplir bien la función de carrileros, pero eligió como reemplazante del bajoneado Navia a Arrieta (demostró muy pocas ganas y esfuerzo) y a un jugador como Manicero que, por características, era el único que podría abrir los espacios frente a una defensa cerrada como la jujeña, ni lo llevó como suplente. Ayer mantuvo a los dos volantes centrales. ¿Para qué los quería si su medio campo no jugaba porque eran todos pelotazos al área? Si ése era el sistema elegido, ¿no convenía el ingreso de Navia por Yacob? ¿No se podía haber intentado con mandar a Hilario Navarro a cabecear en el último córner sabiendo que después de esa jugada se terminaba el partido? El arquero por ahí no hubiera ganado de cabeza, pero en medio del revuelo quizás... Micó arrancó bien, tratando de administrar un plantel limitado desde la cantidad y buscando el mejor funcionamiento posible de acuerdo con las características de sus dirigidos, pero necesita de una cuota más de audacia para salir adelante.


Racing desespera porque ayer pudo ganar si Sava hubiera estado preciso en algún cabezazo o si Maxi Moralez hubiera llegado más cómodo a definir en algún mano a mano con Fernández, aunque también lo pudo perder si Gimnasia de Jujuy acertaba un contraataque o en las dos definiciones de Carranza sobre el final, la segunda en el travesaño luego de picar la pelota. Había que verle las caras a los hinchas de la Academia cuando el ex delantero de Chicago casi convierte un gol desde la mitad de la cancha tras un desequilibrio defensivo.


La realidad no ayuda, es cierto. Todos los partidos son una final para el equipo de Micó y todo le cuesta el doble frente a rivales que juegan con sus desesperación. Cada gol errado o atajada del arquero contrario genera un alarido que nace con furia desde el cemento del Cilindro de Avellaneda. Pero si Racing empata como local y pierde de visitante las cuentas no le cierran.


3 puntos separan a Racing de Colón y Newell s en la lucha por evitar la Promoción y 5 unidades hay de distancia con el rival de ayer, Gimnasia, de Jujuy.


Por Christian Leblebidjian
De la Redacción de LA NACION


---------------------------------------------


Saludos,
Germán.-
www.racingfilialespanya.com